Última Hora

Internacional

Se desvanecen las esperanzas para un acuerdo fuerte sobre el clima en 2015

Los gobiernos probablemente darán marcha atrás sobre los planes de alcanzar un acuerdo ambicioso sobre el clima en 2015 en la conferencia sobre el cambio climático...

Agencia Reuters Hace 11/11/2013 10:05:00 AM

Los gobiernos probablemente darán marcha atrás sobre los planes de alcanzar un acuerdo ambicioso sobre el clima en 2015 en la conferencia sobre el cambio climático que empieza el lunes, en un momento en el que la preocupación sobre el crecimiento económico eclipsa al menos parcialmente las advertencias de los científicos sobre el aumento de las temperaturas y de los niveles del agua.

"Estamos en el ojo de la tormenta", dijo Yvo de Boer, responsable de la ONU sobre el clima al finalizar sin acuerdo la cumbre de Copenhague de 2009. Después, los países se pusieron como objetivo un acuerdo en 2015 para que entrase en vigor en 2020 para evitar más inundaciones, olas de calor, sequías y el aumento del nivel del mar.

Se está conociendo el diseño preliminar de un acuerdo más modesto para la conferencia que tendrá lugar en la capital polaca durante 11 días, un compromiso que no parará el progresivo aumento de las temperaturas pero podría ser una guía para adoptar medidas más duras en los años siguientes.

Desde 2009, las advertencias de los científicos se han hecho más contundentes y han aparecido nuevos factores que en ocasiones han desanimado el impacto de su mensaje de que la actividad humana está impulsando el calentamiento.

Por ejemplo, el 'boom' en esquisto llevó las emisiones de dióxido de carbono de Estados Unidos en 2012 a un mínimo en 18 años; pero también trasladó carbón barato a Europa, donde fue utilizado en centrales energéticas.

A pesar de las repetidas promesas de afrontar el problema, los países desarrollados han estado más preocupados por impulsar un crecimiento raquítico. Y la recesión ha frenado las emisiones de factorías, centrales energéticas y vehículos, un fenómeno que puede ser de corta duración.

Economías emergentes como China e India, muy dependientes del carbón, barato pero muy contaminante, para acabar con la pobreza, se muestran reticentes a liderar el proceso a pesar del aumento de las emisiones y de la contaminación que están ahogando sus ciudades.

"Nuestra preocupación es la urgencia" en luchar contra el cambio climático, dijo Marlene Moses de Nauru, presidenta de la Alianza de Estados de Pequeñas Islas, cuyos integrantes temen que se verán arrasados por la subida del nivel del mar. "Las promesas vagas ya no bastarán".

Moses quiere también ayuda climática para los países pobres y modos de compensarlos por las pérdidas y daños causados por el calentamiento mundial.

A pesar de ello, muchos gobiernos, sobre todo en Europa, están preocupados porque las políticas climáticas, como los generosos programas de subvenciones para la energía solar, hagan subir la factura de la luz para los consumidores.

Algunos quieren imitar el éxito de Estados Unidos a la hora de rebajar los precios de la energía mediante el gas esquisto - un combustible fósil que puede ayudar a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero si reemplaza al carbón, pero al mismo tiempo puede desviar inversiones de la energía limpia.

RETAZOS DE COMPROMISOS
Muchos delegados en Varsovia dicen que el acuerdo de 2015 será probablemente un retal de compromisos nacionales para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, ancladas en las leyes nacionales, después de que Copenhague fracasara a la hora de llegar a un tratado amplio basado en el derecho internacional.

El modelo menos ambicioso es un cambio respecto al Protocolo de Kioto acordado en 1997, que estableció un objetivo central de recortes de emisiones por parte de los países industrializados y luego los repartió entre 40 naciones. Pero Kioto no ha funcionado bien, en parte porque EEUU no se unió, objetando que costaría empleos y que no fijaba compromisos para los grandes países emergentes. Además, Rusia, Canadá y Japón se retiraron con el tiempo.

La de Varsovia es la primera reunión desde que el panel de científicos climáticos de la ONU - la guía principal para la acción de los gobiernos - advirtiera en septiembre de que el cambio climático es sobre todo responsabilidad humana en un 95 por ciento - frente al 90 por ciento anterior - y dijera que hacen falta reducciones "sustanciales y sustanciosas" en las emisiones.