Última Hora


Hoy les traigo mis comentarios de tres películas, una comedia romántica, un policiaco de acción y una cinta de superhéroes.

Si les parece comienzo de una vez con la comedia romántica, cuyo título hace referencia a una frase que tarde o temprano, todas las mujeres pronuncian o piensan: "¿Qué voy a hacer con mi marido?

Meryl Streep y Tommy Lee Jones hacen de marido y mujer en esta comedia romántica que se distingue del montón, debido a la edad avanzada de sus protagonistas.

Kay y Arnold tienen 31 años de casados, viven en habitaciones separadas y ya no tienen relaciones íntimas.
Para tratar de salvar el matrimonio, Kay recurre a la ayuda de un terapeuta, encarnado con sutileza por Steve Carell.

Éste investiga las razones detrás de la crisis, y le da a la pareja consejos útiles sobre cómo recuperar su intimidad perdida.

Los elementos cómicos, surgen de la forma inocente y un poco torpe, en que estos dos adultos se acercan a una sexualidad abierta, que por alguna razón, desconocen.

El director David Frankel busca en vano un balance entre la picardía y el tacto, la naturaleza escabrosa del material y la necesidad de evitar las obscenidades.

De paso, se pierde esa franqueza que la película -para poder funcionar- debería mantener siempre hacia al sexo y sus tabúes, hablando de ello sin mostrar detalles explícitos. El resultado no es hilarante: provoca más sonrisas que carcajadas.
Tampoco es muy profundo el análisis psicológico.

"Qué voy a hacer con mi marido" es una película blanda, convencional y musicalizada de manera pedestre. Eso sí, tiene una gran ventaja y es la calidad de sus intérpretes: Mery Streep, impecable como siempre; y Tommy Lee Jones, más extrovertido que nunca. Sus talentos combinados, hacen que la calificación llegue hasta 6.

Sigue una película de acción con otra pareja romántica, digo una pareja de acción en una historia que no es romántica, pero casi.

Bueno vean ustedes: Mark Wahlberg y Denzel Washington son "Armados y peligrosos".
"Armados y peligrosos" es una cinta de acción ochentera, con tintes de comedia, un poco al estilo de "Arma letal" y "48 Horas".

Analizando los personajes, la película se presta para ser interpretada como una historia de amor peculiar, que no procede por abrazos y besos, sino golpes y balazos a quemarropa. Aquí tenemos a un militar (Mark Walhberg) y un agente de la Dea (Denzel Washington), ambos inflitrados en un cartel de narcotráfico, ambos desconociendo la identidad del otro.

Juntos roban un banco que oculta dinero de la mafia. Piensan encontrar un par de millones, pero descubren que el botín asciende a 43 millones de dólares. A partir de ahí arranca el asesinato, la tortura y la violencia aderezada con humor negro.

Todo gira alrededor de la plata; y cabe señalar la actitud ambigua de los autores, con respecto al botín mismo. No puedo entrar en detalles, sin revelar el final, pero quiero decir esto: a lo largo de la narración, surge una especie de actitud anárquica, que luego se contradice a sí misma.

La cinta arroja datos muy graves, como que la CIA recibe un porcentaje de los ingresos del narcotráfico; pero la denuncia se pierde entre las detonaciones, como quien tira la piedra y esconde la mano. La realización es regular, los actores son muy profesionales y hacen buena química... En fin, "Armados y peligrosos" se disfruta con moderación... pero no logra evadir de su propia mediocridad. Calificación: 5.

El último comentario de esta semana, es para el taquillazo del momento: la súper producción de los estudios Marvel "Thor: Un mundo oscuro".

Esta película representó para mí una gran decepción, con respecto a su predecesora, dirigida por Kenneth Branagh en el año 2011.

Creo que en ese caso, la elección del director marcó la diferencia: Branagh, gran conocedor de la obra de William Shakespeare, le imprimió al relato un tono trágico, que calzaba muy bien con el carácter mitológico del material.

El problema de "Thor: Un mundo oscuro" es que carece de un estilo bien definido: oscila a cada rato entre lo serio y lo irónico, sin encontrar un rumbo claro. Thor, encarnado por el rubio musculoso Liam Hemsworth, está basado en un superhéroe de los cómics, concebido por Stan Lee, a su vez inspirado en un personaje de la mitología nórdica. Esta vez Thor debe pedir ayuda a su hermano, el pérfido Loki, para detener una amenaza cósmica: un villano con planes de aniquilación global.

El guion es el punto débil del filme, su talón de Aquiles, porque complica inútilmente algo que funciona mejor cuando es simple y lineal.

Hay un asunto de túneles que conectan dimensiones paralelas: un concepto intrigante, que es utilizado únicamente para enredar la batalla final, que termina siendo muy confusa, casi indescifrable. Queda la sensación de que sí, los efectos son impresionantes, el espectáculo entretiene... pero el resultado es inferior a la suma de las partes. Calificación regular: 6 para"Thor: Un mundo oscuro".

El estreno de la semana:

Antes de despedirme, un pequeño avance de próximas atracciones: entre muchas opciones, "Capitán Phillips" es el Estreno de la semana.

Basada en impactantes hechos de la vida real, la película "Capitán Phillips" marca el regreso de ese gran actor que se llama Tom Hanks. En esta oportunidad, Hanks encarna a Richard Phillips, un capitán de marina mercante, responsable del buque de carga Maersk Alabama.

En abril de 2009, su nave fue secuestrada por una pandilla de piratas somalíes. No se pierdan mi comentario de esta producción dirigida por Paul Greengrass: la cita es para el próximo viernes, aquí en Buen Día.

De último, no dejen de revisar las recomendaciones diarias en mi página de Facebook: Buen cine con Mario Giacomelli.