Última Hora

Pocas personas conocen el síndrome metabólico, y no reciben el tratamiento integral que necesitan, para controlarlo.
La puerta de entrada es la obesidad, principalmente en la zona de la cintura abdominal.

Desde hace cinco años, Eduardo comenzó a aumentar mucho de peso.

Su preocupación fue mayor cuando investigó que el aumento principalmente en la cintura y abdomen, podría traer muchos problemas para la salud.

El médico le indicó que ese sobrepeso, podría ser señal suficiente de que padeciera el síndrome metabólico y le recomendaron realizarse diferentes exámenes para revisar niveles de colesterol, triglicéridos, entre otros.

Aunque todavía no tiene otros factores de riesgo como hipertensión el sólo hecho de tener la cintura de más de 100 centímetros, es muy peligroso, esa grasa segrega sustancias perjudiciales.

Esa es la motivación principal para cambiar sus hábitos, y controlar el síndrome metabólico.