Última Hora

A menudo escuchamos el famosos "no puedo", pero por fortuna, es una frase irrepetible por gente valiente.
Gloriana e Ignacio, son dos jóvenes que nacieron no oyentes.

Eso no les ha impedido aprovechar las oportunidades de estudio que brindan instituciones solidarias.

Ambos van a la universidad a prepararse para el futuro. Asisten ahí regularmente y reciben clases de cisco con el resto de sus compañeros.
Son estudiantes iguales a cualquier otro, salvo por una condición: nacieron "no oyentes".

La buena noticia es que a pesar de eso, se les dio la oportunidad de prepararse
Agradecen esa maravillosa posibilidad, porque no han corrido con la suerte de tenerla, en otros centros de estudio

Aunque es de reconocer la solidaridad de algunas instituciones, el mérito de querer superarse académicamente en la vida, es totalmente de ellos, que desean en un futuro, integrarse a la fuerza laboral como cualquier otro ciudadano.

Todos por igual tenemos ese derecho.

Las capacidad de las personas, no se mide por sus limitaciones, si no por sus ganas, pretensiones y gran capacidad para integrase en cualquier grupo.