Última Hora

Baloncesto

Los viejos tiempos, LeBron James y lo inevitable...

James volvió a escribir su nombre al lado de Michael Jordan, Kareem Abdul-Jabbar, Karl Malone y Moses Malone.

Javier Zúñiga Hace 11/6/2013 10:34:00 AM

Seguidor o no, a nivel personal de LeBron James, no se puede negar su talento nato para jugar baloncesto. Sus dos anillos NBA, cuatro MVP y quinientos partidos consecutivos con diez puntos o más lo respaldan.

Pero es que hay algo sobre LeBron que no permite su aceptación unánime, esa acogida como ídolo de una generación o que se escuche repetidamente la frase "contaré a mis hijos que vi jugar a LeBron James".

Puede ser su actitud, arrogante para algunos, confianza en sí mismo para otros, haberle dado la espalda a Cleveland para grabar un episodio de Miami Beach como presentación a su llegada a los Heat, que no cuenta con un contrapeso de mucho peso, valga la redundancia, o que existe Lionel Messi.

James volvió a escribir su nombre al lado de Michael Jordan (866), Kareem Abdul-Jabbar (787), Karl Malone (575) y Moses Malone (526), como los únicos en lograr la hazaña de 500 partidos o más consecutivos anotando al menos 10 unidades.

Esto abre nuevamente el debate sobre lo que significó, significa y significará LeBron para la historia de la NBA, pues además parte como favorito para ganar su quinto MVP y guiar a Miami a su tercer título en línea.

LeBron decidió formar un tridente casi 'ilegal' (principalmente por que la NBA impidió la llegada de Chris Paul a los Lakers) con Dwyane Wade y Chris Bosh ante el miedo de verse viejo y sin anillo, pero ha cumplido con su parte, liderando al equipo en puntos y convirtiéndose en el elegido en los momentos críticos. Después llegó Ray Allen y ganó, perdón, ayudó a ganar el segundo campeonato ante los San Antonio Spurs.

La NBA ha retomado el nivel y prestigio que perdió por un par de años aunque para muchos no existan desde que se retiró MJ, lo ha hecho, y en gran parte gracias a James. Pero lo que no ha recuperado o creado son esas viejas rivalidades que paralizaban el mundo, Magic vs Bird, Bulls vs los 'Bad Boys' o los Knicks y el Madison, Malone vs Barkley, entre otras, y es algo que se extraña, se disfrute del juego o no.

Sí, hoy en día se vislumbra un duelo Heat-Pacers, Spurs-Thunder, Knicks-Nets, Lakers-Clippers como un buen platillo, pero no de esa misma clase.

Miami parte como claro favorito en el Este y la liga en general a diferencia de los florecidos 90's, en los que si bien Jordan y los Bulls eran referentes, Patrick Ewing y los Knicks, Reggie Miller y los Pacers, Shaquille O'Neal y los Magic, Hakeem Olajuwon y los Rockets, Clyde Drexler y los Blazers, Sir Charles y los Suns, Payton-Kemp y los Sonics y Stockton-Malone y los Jazz siempre tuvieron algo que decir.

Los Pacers y Spurs dijeron presentes la temporada pasada, cuando obligaron a que la Final de Conferencia y la Final de la NBA se fueran hasta siete partidos, pero el reto está en mantener ese nivel de competitividad, incluyendo la campaña regular.

Volviendo al plano individual, es inevitable que James sume más galardones como MVP, más anillos (no sé cuántos) y que incluso llegue a ser parte del club de los máximos anotadores (30 mil puntos o más), siempre y cuando las lesiones lo permitan, pero lo que sí pongo en tela de duda, es que se gane el beneplácito colectivo de todos los que sienten la frase 'I love this game' ('Yo amo este juego').

Y lo digo sin miedo o duda, por que el mismo Michael Jordan lo dice al final del documental 'Michael Jordan To the Max: 'Somewhere there's a kid working. He won't skip any steps... There will be a player greater than me" ('En algún lugar existe un niño trabajando, que no se saltará ningún paso, habrá un jugador más grande que yo).

La gran pregunta es y siempre será, ¿Es LeBron James o es ese joven desconocido que semana a semana se gana un puesto en el Top Ten de Sport Center con una jugada de otro mundo?

LeBron ha sido, junto a Kobe Bryant, de los pocos que han llenado las expectativas tras su llegada a la liga o desde el momento que se convirtió en candidato para igualar o superar a Jordan en cuanto a estadísticas y 'grandeza' para el juego, o al menos que sigue en carrera, a diferencia de nombres como Grant Hill, Allan Houston, Allen Iverson, y muchos más. Eso, es el primer paso para poder llegar a ser la respuesta de la pregunta anterior.

Para el próximo año será agente libre, y desde ya se habla de un posible regreso a los 'Cavs' o una sorpresiva llegada a Los Angeles, pero lo que está asegurado, es la novela en torno a su decisión, tal y como sucedió camino a Miami, y unos cuantos capítulos más para la enciclopedia de la NBA.

Como todo en la vida, es difícil olvidar una buena época (y no es necesario), pero sino entonces ¿cómo se puede intentar crear una mejor?