Última Hora

Los cinco candidatos presidenciales que lideran las encuestas aseguran, que ellos o algún miembro de su familia más cercana han sido víctimas del hampa.

Los políticos no escapan a la cruda realidad que vivieron 36 personas al día tras ser asaltadas, y 17 al mes quienes fueron atacadas en sus propias casas.

Según datos de la Unidad de Análisis Criminal del OIJ, durante este año una persona ha muerto cada 24 horas víctima de un asalto o de un ajuste de cuentas.

William Salazar Alvarado, de 49 años, fue la más reciente víctima de los delincuentes. En un vídeo de seguridad es evidente que trata de defender su negocio, ubicado en El Roble de Puntarenas, pero recibió un disparo en el tórax y falleció horas después.

De los 300 homicidios que han ocurrido en este 2013, 49 fueron producto de una acción delictiva.

Pero una larga lista de esos crímenes ocurrido durante este año, un total de 60, fueron producto del crimen organizado, sicariato y ajustes de cuentas.

Por ejemplo un caso que ocurrió en el centro de Limón. Un sujeto se acercó al sitio y le disparó a quemarropa a su víctima.

Las estadísticas del OIJ revelan que en 10 meses de este año se contabilizan 300 asesinatos, es decir, uno cada 24 horas.

En Limón, en el 2012 fueron asesinadas 76 personas y en 10 meses del 2013 se contabilizan 73. En Alajuela crecieron los homicidios, pues pasaron de 31 a 36.

Puntarenas es uno de los casos que muestra mayor disminución, de 33 asesinatos a 24.

Por el contrario, Cartago presenta un repunte, teniendo en el 2012 14 casos, y este año ya se contabilizan 17.

Heredia también tuvo un leve descenso, pasando de 17 asesinatos a 11 durante este año.

Y Guanacaste presenta un preocupante incremento de crímenes, pasando de 9 en el 2012 a 15 en 10 meses de este año.

Todos los candidatos presidenciales reconocen que no existen aún los índices criminales de otros países de Latinoamérica, pero consideran que las acciones son urgentes.

Desde la implementación de tecnología de punta, como cámaras de seguridad, más policías en las calles y hasta una propuesta para que todas las policías tengan una sola jefatura, son parte de las propuestas.