Última Hora

La relación de las mujeres con su ginecólogo es una que, definitivamente, se debe de valorar a lo largo de su vida.

También, se debe de tomar en cuenta, el hecho de que las necesidades de la paciente, varían de acuerdo con la edad.

Una de las relaciones que, idealmente, estará más presente en la vida de la mujer, será la que mantenga con su ginecólogo. Ésta varía de acuerdo con la edad de la paciente.

Con la llegada de la adolescencia, el ginecólogo tendrá mucho más trabajo.

Cuando ya les viene la regla a las chicas, es el trastorno menstrual y dolor pélvico, actividades sexuales, trastornos por infecciones, herpes y papiloma, vaginosis ya casi no por antibióticos.

Al alcanzar la madurez, la paleta de razones por las cuales visitar al ginecólogo, es amplísima.

Es tan importante el ginecólogo, que cuando la edad reproductiva se va, él o ella siguen allí, queda mucho por hacer.

Aún el otoño de la vida, no es excusa, para abandonar los cuidados que aseguren una mejor salud.

El ser responsable con el propio cuerpo no tiene límite de edad. Consulte con su ginecólogo, asegure su buen día en materia de salud reproductiva.