Última Hora

Dos hondureños buscados por las autoridades como sospechosos de formar parte de un grupo armado que está en fuga, en la zona montañosa de Pococí, ingresaron a Costa Rica en setiembre y octubre pasado.

Los dos hondureños dejaron sus pasaportes en un supuesto campamento narco descubierto por la DIS y la PCD a unos 15 kilómetros al sur del puente del río Costa Rica en Guápiles.

Los documentos pertenecen a Wilmer Antonio Montoya Enamorado y a Wilmar Estuardo García Caballero.

Ambos pasaportes fueron emitidos en Honduras el mismo día, el 10 de noviembre del 2011.

Los registros migratorios de estos hondureños los ubican en Costa Rica entre setiembre y octubre de este año.

Por ejemplo, en el caso de Wilmar Estuardo García Caballero ingresó por primera vez a Costa Rica el 27 de agosto del 2013 por la frontera de Paso Canoas.

Salió del país por el puesto de Sixaola el 23 de setiembre y volvió a ingresar el mismo día.

En el caso de Wilmer Montoya Enamorado ingresó por primera vez al país el 17 de setiembre pasado por Peñas Blancas y salió el 15 de octubre por Sixaola, el mismo día volvió a ingresar por el mismo puesto fronterizo.

Las autoridades encontraron los pasaportes de estas dos personas en un supuesto campamento narco en Pococí.

En el sitio también hallaron cinco 5 fusiles de asalto AK 47 y cerca de 48 mil dólares en efectivo.

La policía cree que se trata de al menos cuatro sujetos con conocimiento de armas y sobrevivencia en montaña.

También se encontró una zona para el aterrizaje de Helicópteros.

Este grupo podría estar vinculado al trasiego de drogas y armas en al menos dos helicópteros que son investigados por el Organismo de Investigación Judicial (OIJ) de Guápiles desde hace más de dos meses.