Última Hora

Aparte de la armería, los supuestos miembros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) detenidos en nuestro país, aparentemente tenían negocios en el campo de la medicina estética, los bienes raíces, las empresas de seguridad y una constructora.
Este sábado les impusieron un año de prisión preventiva.

Este grupo de supuestos narcoguerrilleros está asentado en nuestro país desde el 2003 cuando el colombiano, Jorge Arturo Quijano Martínez llegó a Costa Rica en un vuelo privado, según consta en registros migratorios.

Desde entonces, este supuesto miembro de las FARC comenzó la creación de varios negocios que constan en el registro de la propiedad.

Por ejemplo, figura como secretario de la sociedad Mercedes de Rosa, con sede en Pavas. Esta sociedad fue creada el 11 de febrero del 2003.

También aparece como fiscal de la sociedad American Institute of Clinical Medecine and Esthetics, con sede en Rohmoser creada también el 11 de febrero del 2003.

Aparece como presidente de la una constructora, ubicada en Guápiles y creada como sociedad el 17 de febrero del 2007.

Otro de los negocios está ubicado en Calle Fallas de Desamparados. Fue creado mediante una sociedad anónima también el 17 de febrero del 2007.

La armería cuyo propietario es el costarricense, también detenido, Juan Carlos Martín Víquez, es presidente de la sociedad importadora de Armas Martin Armar.

Esta sociedad, según las investigaciones, era utilizada para la traída al país de armas de fuego no permitidas.

Esta armería cuenta con todos los permisos pero el Ministerio de Seguridad y comenzó la revocatoria de la licencia para la importación y venta de armas.

Los tres supuestos miembros de las FARC que fueron detenidos identificados como Jorge Arturo Quijano Martínez, Dinorah Higuita y Juan Carlos Sevillano Carrasquilla cuentan con residencia en el país producto de matrimonios con costarricenses.

El otro colombiano Javier Soto Martínez no tiene condición migratoria regular.

El Juzgado Penal de Pavas les impuso este sábado un año de prisión preventiva.