Última Hora

Con su primera novela "Carrie", publicada en 1974, el escritor Stephen King dejó huella en los anales de la literatura fantástica. Brian de Palma dirigió una excelente adaptación en 1976, con Sissy Spacek como una tímida adolescente agobiada por una madre sobreprotectora.

La chica descubre tener poderes de telequinesis y los usa para vengarse cuando es objeto de una broma cruel.

Después de un refrito innecesario y una mala secuela, la historia de Carrie vuelve al cine en una nueva versión, esta vez dirigida por una mujer, Kimberly Peirce.

Esta Carrie modelo 2013 no aporta mayores novedades con respecto a las versiones anteriores.

Del texto de King retiene muchas ideas intrigantes, sobre la adolescencia y sus inquietudes, el fenómeno del hostigamiento en los colegios, lo que hoy se llama bullying, el fanatismo religioso y la represión sexual.

Pero no puedo dejar de pensar que ésta es una película sin méritos propios, que en sus mejores momentos copia descaradamente la cinta clásica de Brian De Palma; y se queda muy corta en comparación con ella.

La actuación de Chloe Grace Moretz carece de fuerza; mientras que Julianne Moore es simplemente brillante en el rol de su madre.

Su desempeño sobresaliente, no impide que la película degenere a veces en los grotesco y risible. Por ello mi calificación no pasa de un 4.

Saltamos del terror a la comedia con "Aprendices fuera de línea", película que reúne a los actores Vince Vaughn y Owen Wilson.

Cuatro años después del hito cómico "Los rompebodas", Vince Vaughn y Owen Wilson vuelven a compartir cartel en "Aprendices fuera de línea", una farsa sobre cambios generacionales, por decirlo de alguna manera, donde la hilaridad brilla por su ausencia.

Aquí, dos expertos vendedores quedan sin trabajo y resuelven su situación aplicando una solicitud como practicantes en una famosa empresa de Internet.

No hace falta que les diga cómo se llama la empresa porque es un motor de búsqueda que es mencionado una y otra vez, a lo largo de la narración, hasta el cansancio.

Por momentos, la película en sí parece un enorme comercial , un monumento publicitario a la susodicha empresa.

Ello no sería tan grave, si la película tuviera algo sensato o algo gracioso que decir, al momento de ilustrar las vivencias de los protagonistas.

Son dos adultos que compiten con colegas mucho más jóvenes que ellos y sobre todo, al paso con las nuevas tecnologías. Y todo se resuelve entre chistes tibios, consideraciones banales sobre cómo cambian los tiempos y hasta una discutible celebración del consumo desenfrenado de alcohol, cuando los compas se alzan de juerga y en medio de la borrachera se les ocurre la idea brillante que necesitaban.

No le encontré la gracia a estos "Aprendices fuera de línea". Calificación: otro 4.

El tercer y último comentario de esta semana es para "Jobs": un drama biográfico estelarizado por el conocido galán, Ashton Kutcher.

El argumento de Jobs es interesantísimo. Es nada más y nada menos que la historia de un hombre que contribuyó a cambiar el mundo. Steve Jobs creó la primera computadora personal y revolucionó la tecnología de comunicaciones.

La trayectoria de este hombre visionario es tan compleja y sus repercusiones tan profundas, que no se prestan para ser resumidas.

Éste es material para una miniserie televisiva, donde se pueda explorar las mil facetas de Jobs, sus logros públicos y fracasos privados.

En dos horas de proyección, no hay tiempo para abarcar todo; y latrama se torna muy esquemática, por ejemplo, cuando muestra que Jobs abandonó a su novia embarazada y nunca quiso saber nada de su hija.

Pero años más tarde, lo vemos viviendo junto a ella... y es muy obvio que ahí falta una escena de enlace. Además, el tono general de la cinta es muy superficial. El socio deJobs y genio informático Steve Wozniak, se convierte en un personaje secundario sin peso.

El director Joshua Michael Stern hace un recuento monótono de eventos significativos, que pierden impacto precisamente por la forma banal en que son ilustrados. La actuación de Ashton Kutcher es esforzada y poco espontánea.

Seguramente es su mejor trabajo hasta la fecha y se nota que trata de imitar al verdadero Steve Jobs hasta en los mínimos gestos, pero la suya es una pura labor de imitación, no hay interiorización del personaje.
En fin, un 6 mi caificación para "Jobs". Gran historia, tratamiento mediocre.

Este fin de semana tenemos tres estrenos, entre ellos no cabe duda que el más esperado es la súper producción "Thor: Un mundo oscuro".

Una semana antes que en Estados Unidos, llega a nuestras salas de cine la segunda película protagonizada por un conocido superhéroe de los cómics.

Dos años después de "Thor", el actor Chris Hemsworth retoma el papel de un dios de la mitología nórdica en "Thor: Un mundo oscuro".

Esta vez, el rubio protagonista enfrenta a un villano que amenaza tanto al mundo de los humanos, como a la tierra de los dioses.

Esperen el comentario de esta película el próximo viernes, en Buen Día. De último, les recuerdo que mi página de Facebook se llama Buen cine con Mario Giacomelli, donde recomiendo una película... todos los días.