Última Hora

Es un tema del que pocos hablan, pero es más común de lo que muchos piensan. Le hablamos del mal aliento, un mal que aqueja a gran parte de la población.

Eso quiere decir que el mal olor los ha acompañado por mucho tiempo. Esto puede deberse a diferentes enfermedades como sinusitis, diabetes o amigdalitis por ejemplo, pero en la mayoría de los casos, es por mala higiene bucal.

Lo primero que debe hacer es visitar a un profesional en odontología para que este determine de donde surge el problema. Una vez que él ha revisado a profundidad la boca, se aclarará si el mal está relacionado con otro tipo de enfermedad o si efectivamente debe cuidar más sus hábitos de higiene.

Un ejemplo sencillo es que si se acuesta sin lavar sus dientes, en pocas horas los alimentos que quedaron entre los espacios podrán descomponerse, dando paso al mal aliento. Esto tiene solución.

Afortunadamente las posibilidades de tener un aliento fresco son mayoría. Pero todo depende del compromiso que tenga con su boca.