Última Hora

El departamento de Turismo de Perros de Traba se enorgullece de presentar la primera calle tres en uno.

Ubicada en Guachipelín de Escazú, calle El Barro ofrece al mismo tiempo los servicios de potrero, pedregal y criadero del mosquito del dengue.

Suena irónico, pero así lucen las cosas en esta calle y no es producto de la casualidad ni de un cataclismo.

Es el resultado de 23 años de abandono municipal. En verano polvo, en invierno barro y dengue. Definitivamente no es el lugar más acogedor.

Los vecinos aseguran estar cansados de pedir ayuda a todos los alcaldes que han pasado por la Municipalidad en las últimas dos décadas y no recibir más que promesas.

A lo sumo han llegado a echar algo de lastre en algunas ocasiones, pero es obvio que se requiere una intervención de verdad.

Perros de Traba no quiso esperar 23 años más por una respuesta, y por eso buscamos al alcalde.

Don Arnoldo Barahona aseguró que durante su administración han invertido una suma multimillonaria en la reparación de vías y conocen bien la situación en calle El Barro.

También se comprometió con nosotros y los vecinos a poner fin al calvario de una vez por todas.


 

En algunos lugares se quitan los zapatos por decencia y respeto. Pero en un barrio en La Aurora de Alajuelita, es la única forma de salvar los zapatos cuando llueve.

Cada vez que llueve con fuerza, en ese lugar el agua transita por los lugares más insospechados, por donde no debería pasar.

Según dicen los vecinos, tienen tres años de convivir con las aguas negras que salen del alcantarillado y aunque han tocado las puertas municipales varias veces, todo sigue igual.

Perros de Traba visitó la Municipalidad de Alajuelita y el alcalde aseguró que el problema es responsabilidad del AyA.

Rocky le dio el beneficio de la duda y fue al AyA. Tras nuestra consulta, Acueductos envió una cuadrilla al lugar y concluyeron que la municipalidad es la responsable de arreglar el problema.

Así las cosas, lo que tenemos son dos instituciones tirándose la bola y no parece que ninguna vaya a solucionar el problema.

Es una lástima que no piensen en los vecinos que deben soportar las aguas negras.

Esperamos que por caridad, alguna de las dos dé el brazo a torcer, porque estamos seguros que si eso pasara frente a la casa de alguno de los funcionarios ya todo estaría arreglado.