Última Hora

Un grupo de privados de libertad del Centro Penitenciario La Reformase graduaron hace unas semanas de un curso de arte impartido por el Instituto Nacional de Aprendizaje (INA).

Dentro del mismo centro penal, en un pequeño cuarto dejan volar su imaginación y demuestran que en presión hay talento para soñar en grande.

Ellos levaron 150 horas de clases y ahora tienen un oficio con el que esperan ganarse la vida.

Repase el reportaje completo en vídeo.