Última Hora

Por Elías Alvarado

La crisis del COVID-19 está lejos de acabar en los Estados Unidos, hasta este sábado se acumula la cifra de 2,501,861 casos confirmados de COVID-19 y 125,929 fallecidos en todo el país.

Debido a estas alarmantes cifras Texas y Florida, estados con mayor repunte en casos dieron marcha atrás el día de ayer y adoptaron de nuevo medidas con respecto a bares y restaurantes.

Autoridades de ambos estados y expertos en salud han coincidido que el mayor aumento de caos se está registrando entre personas jóvenes que están saliendo a menudo sin mascarillas y sin cumplir medidas de distanciamiento social.

Desde que empezó la pandemia el estado más afectado ha sido y sigue siendo Nueva York con 397,244 casos confirmados y 32,169 fallecidos. Sin embargo, este estado ha reportado una estabilidad en el número de casos de positivos, a pesar de que esta semana hubo un leve aumento, pero sin necesidad de hospitalizaciones.