Última Hora

En relatos de familias no contados hoy conoceremos la historia de doña Dulcelina y sus admirables gestos de amor y bondad.

Doña Dulcelina vivió en San Vicente, en el cantón de San Carlos, Alajuela.

Como dato curioso, ella misma escribió su propio recordatorio antes de su partida.