Última Hora

Los organizadores del Abierto de Estados Unidos de tenis, acusados de discriminación por cancelar la competencia de silla de ruedas en esta edición, se comprometieron el viernes a explorar opciones para celebrarla durante 2020.

En un comunicado, la Federación de tenis estadounidense (USTA), organizadora del torneo de Grand Slam de Nueva York, reconoció que debió haber trabajado conjuntamente con los tenistas en silla de ruedas antes de decidir la cancelación de su competencia este año.

Esta suspensión forma parte de una reducción general del formato del Abierto decretada para minimizar riesgos por la pandemia de coronavirus, que también forzó a que el torneo se dispute a puerta cerrada.

Las categorías individuales y dobles, tanto masculinas como femeninas, se disputarán en Flushing Meadows como estaba previsto del 31 de agosto al 13 de septiembre, pero las competencias de clasificación, junior y en silla de ruedas fueron suspendidas, una decisión comunicada el miércoles durante el anuncio oficial de celebración del Abierto.

El destacado tenista australiano en silla de ruedas Dylan Alcott calificó esta medida de "repugnante discriminación" por parte de la USTA, un reclamo al que se sumaron otros jugadores.

La USTA dijo que mantuvo este viernes una "llamada muy productiva" con los líderes de la Federación Internacional de Tenis (ITF, por sus siglas en inglés), y los jugadores en silla de ruedas que tradicionalmente han competido en el Abierto.

"La USTA espera recoger la opinión de los jugadores y trabajar con la ITF para finalizar una estrategia para la competición de sillas de ruedas del Abierto de Estados Unidos de 2020", dijo la federación.