Última Hora

El Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC) reveló en la Encuesta de Empleo una tasa de desempleo récord del 15.7% correspondiente a los meses de febrero, marzo y abril de este año.

Para el analista financiero, Daniel Suchar Zomer, esto es reflejo de un bajo consumo de los costarricenses y, por ende, cierre de empresas.

“La lectura móvil en estos momentos es que brinda la oportunidad de dimensionar cuáles han sido los verdaderos impactos a nivel de desempleo por el efecto COVID-19 como tal. Un efecto que tiene que ver con baja de consumo, cierre de empresas ha provocado un aumento de 80.000 personas más al indicador de desempleo que coincide con varias lecturas previas al indicador para poder dimensionar como tal la cantidad de gente desempleada”, explicó.

Para el diputado Jonathan Prendas, la encuesta no solo refleja el efecto pandemia, sino también una mala administración gubernamental.

“En Nueva República estimamos que el desempleo supera el 20% y afectaría a más de 500 mil personas; la encuesta del INEC fue realizada cuando el impacto del COVID-19 apenas iniciaba. Esto no es solo resultado de la pandemia, sino de la pésima administración del gobierno actual”, acotó.

Mientras que la legisladora Ivonne Acuña dijo sentirse indignada con las declaraciones que dio el presidente sobre el desempleo.

“Me siento muy indignada ante las declaraciones de un presidente de la República que muestra una vez más su soberbia, invisibilizando a más de 350 mil familias que no tienen empleo y haciendo oídos sordos al clamor de los sectores productivos”, explicó.

La liberacionista Karine Niño se mostró desconfiada del Gobierno y aduce que estos resultados empezaron antes de la pandemia.

“Sabíamos que el desempleo iba a aumentar, pero esto no es un tema de la PANDEMIA, en los últimos años hay una deuda pendiente en materia de empleo con los y las costarricenses.  Y seguimos sin una ruta clara en materia económica. Y mientras tanto solo nos dicen "No se puede"”, alegó.

Por su parte, el socialcristiano Pedro Muñoz fue más allá y dijo que esto ya se convirtió en un tema de “supervivencia”.

“Encontrar un equilibrio entre salud y economía ya no es un tema de "reactivación" sino de SUPERVIVENCIA. Desde la Asamblea hemos planteado varias iniciativas a un Gobierno sordo. ¿Cuánta más gente clamando por ayuda se necesita para que Don Carlos escuche?”, expresó.