Última Hora

Alejandro Araya renunció este miércoles a su cargo como presidente del Tribunal de Apelaciones Deportivas de la Federación Costarricense de Fútbol (Fedefútbol).

El jerarca decidió dar un paso al costado luego de la polémica suscitada en torno al caso de la sanción del futbolista de Alajuelense, Barlon Sequeira.

Al futbolista manudo se había impuesto un castigo de dos meses por agredir a un árbitro, pero esta semana el Tribunal Disciplinario decidió levantar la sanción, condicionada a peticiones especiales por un plazo de seis meses.

“Es aquí donde estriba mi inconformidad, porque el Tribunal que tengo el honor de presidir, conoció en segunda instancia la apelación planteada por el equipo perjudicado con la sanción y procedió a confirmar lo resuelto por el Tribunal Disciplinario”, mencionó en la carta de renuncia.

Agrega que, luego de que se juzgara este caso, lo único que procedía era el cumplimiento de los establecido en firme.

“Conceder tal facultad al Tribunal, para que en única instancia tome decisiones de esa naturaleza, deslegitima la función del Tribunal de Apelaciones, el que esas condiciones podría ser eliminado, dado lo ineficaz de sus resoluciones”, agregó.

Araya estaba a meses de cumplir diez años ininterrumpidos de formar parte en diferentes tribunales de la Fedefútbol.

“El presente reclamo puede disgustar a algunos y, para no convertirme en piedra en el zapato y no entorpecer las labores federativas”, concluyó.

Este martes en horas de la noche el Tribunal Disciplinario aceptó haber cometido un error en el caso de Sequeira, por lo que el castigo para el jugador se mantiene hasta el 10 de junio.