Última Hora

Estás imágenes muestran entregas de diarios a familias afectadas por la crisis del COVID-19, pero también reflejan el corazón enorme de Juliana, una pequeña de nueve años, quien en abril anterior se puso la meta ayudar y lo logró. 

¿Cómo lo hace? Preparando bolihelados.  Su gusto por la cocina y su deseo de ayudar la llevaron a pasar la cuarentena muy entretenida trabajando.

Esa motivación transformó una pequeña idea en un proyecto al que esta niña emprendedora le ha puesto alma, vida y corazón. En poco más de un mes, ya crearon y vendieron más de 700 bolihelados. Ella misma se encarga de llevar el orden.

La magia de este esfuerzo ocurre en la cocina, donde Juli con ayuda y supervisión de sus padres, se ha preocupado por inventar nuevos sabores y hacer un producto que la gente disfrute.

Si usted desea apoyar el emprendimiento de Juli puede buscar su página en Facebook 'Bolihelados Juli' o comunicarse al teléfono 8811-3335.