Última Hora

La fracción del Partido Liberación Nacional (PLN) acordó este lunes mantener al diputado Daniel Ulate fuera de sus reuniones, esto pese a la resolución del Tribunal Supremo de Elecciones donde se ordena al partido devolverle al legislador su completa militancia.

En una misiva enviada el jueves anterior al TSE, el jefe de fracción liberacionista, Luis Fernando Chacón, le respondió al Tribunal que Ulate nunca fue separado del partido y que su militancia se mantuvo intacta para todos los fines, excepto en el tema de las reuniones de fracción.

Chacón explicó que la decisión de separar al diputado la tomó el Tribunal de la Ética y Disciplina del partido y no la fracción, por lo que la orden de reinstaurarlo, de cualquier forma, no podía dirigirse a la fracción.

De la misma forma, aseguró que al no juzgarse el proceder de la fracción en esa decisión, tampoco puede juzgarse su decisión de apartar al diputado Ulate de las reuniones, por lo que la orden es inadmisible y por lo tanto no se acogerá.

“Pese a que la Fracción Parlamentaria que lidero no forma parte de la relación jurídico procesal indicada en el apartado anterior, es importante informar al Tribunal que este bloque parlamentario no expulsó al recurrente de la misma. En la actualidad, el señor Ulate Valenciano sigue siendo miembro de la fracción y goza de todas las prerrogativas correspondientes.

“Ahora bien, la Fracción, como parte de sus prerrogativas constitucionales atribuibles individualmente a cada diputado como lo es el ejercicio de una libertad de expresión reforzada así como el de irresponsabilidad parlamentaria, consideró la necesidad de excluir al señor Valenciano Ulate únicamente de las reuniones regulares en las que intervienen los legisladores del PLN, basados en la desconfianza que genera su participación en una actividad proselitista de un partido político adversario (específicamente, el Partido Unidad Socialcristiana)”, dice la misiva.

Ulate fue separado del partido en enero anterior luego de que se divulgara un video donde se observa participando de un acto proselitista del Partido Unidad Social Cristiana en San Ramón.

Aunque el diputado negó en un primer momento el hecho, luego de la publicación de los videos aceptó que estuvo ahí y que incluso brindó algunas palabras a los asistentes, lo que acarreó la sanción partidaria, una investigación y la solicitud de que renunciara a su militancia.

“En esa lógica, la Fracción del PLN no ha prejuzgado la condición de militante del señor Ulate Valenciano, ni le ha impuesto sanción alguna, siendo que la particular determinación de no permitir su intervención en las reuniones de Fracción se encuentra legitimada en la necesidad de mantener íntegro ese espacio de coordinación que requiere de una incuestionable lealtad partidaria y coherencia ideológica”, añadió la carta de Chacón.

“Impresionado por la resolución de la fracción. Legalmente tomaré medidas que me aconsejen mis abogados, pero políticamente decepcionado y defraudado al ver una fracción violentando la legalidad del sistema político costarricense e incluso la reglamentación interna de nuestro glorioso partido.

“Si don Pepe (Figueres) viviera, se volvería a morir al ver esta resolución de la fracción liberacionista”, dijo hoy Ulate tras conocer la decisión de sus compañeros.