Última Hora

Extrañando la falta de público, pero aplaudiendo la buena labor de los equipos y los jugadores:  así analiza el retorno del campeonato, el estratega de La Sele, Rónald González.

El estratega es de las pocas personas autorizadas para asistir a los diferentes estadios del país y asegura que lo ha seguido con todas las medidas de precaución posibles ante la pandemia del COVID-19 que vive nuestro país.

“Hemos estado en un ambiente aislado, no hemos tenido contacto con muchas personas y lo que definitivamente es diferente es que en el estadio no existe esa algarabía o bullicio de los aficionados alentando a sus equipos”, contó González al departamento de prensa de la Fedefútbol.

A nivel de juego, González asegura estar contento con lo mostrado por los jugadores, pues a su criterio cuentan con un buen ritmo de juego pese a casi tres meses de estar parados, eso sí, asegura que aún falta más para estar al tope.

“Hemos visto partidos muy interesantes con muy buen ritmo de juego, rendimientos individuales sobresalientes de jugadores que ya teníamos en nuestro radar, pero que siguen ratificando ese buen momento que pasan (…) de verdad que los futbolistas se han comportado de una forma muy profesional”, explicó el técnico de la Selección Nacional.

El estratega espera que en la fase final del certamen ya se pueda observar el mejor fútbol de los equipos clasificados, todo esto pensando en el bienestar de la Selección Nacional que este año debería comenzar la eliminatoria, pero ante la crisis del COVID-19, ahora se desconoce cuándo iniciará la ruta hacia Catar 2022.

“Estoy seguro de que para el cierre del torneo vamos a toparnos con partidos mucho mejores, más vistosos, con más ritmo y atractivos para los aficionados que los ven en televisión y para los que podemos estar presentes en los estadios”, finalizó.

Rónald y los miembros del cuerpo técnico de la Mayor ingresan a los estadios gracias a una coordinación de la administración de selecciones con Unafut y los equipos. Por eso, ellos también cumplen con las extremas medidas impuestas en el protocolo.