Última Hora

Esta semana inició la demolición de las paredes y techos del sector este y norte del Estadio Rosabal Cordero en Heredia.

Esta es una de las primeras fases de trabajo que se realizan para dotar al Club Sport Herediano de una nueva sede que, de cumplirse los pronósticos, estaría terminado en diciembre de 2021.

Según Juan Carlos Retana, presidente de Fuerza Herediana, el sector este será el primero que se intervendrá, mientras que el lado norte se utilizará como depósito y bodega.

“Las estructuras prefabricadas de acero se van a estacionar ahí junto a las grúas, ya que la cancha como tal no se puede utilizar porque se dañaría no solo el césped, sino también el sistema de drenajes”, destacó Retana.

Dicho estadio tendrá una capacidad para entre 15.000 y 16.000 aficionados y una de sus principales características es que tendrá un centro comercial en los sectores sur y oeste.

“El estadio tendrá tiendas internas, un museo, gimnasio, clínicas, puestos de comida, entre otras novedades.

“Estamos embargados de nostalgia por lo que se va y con gran alegría por lo que viene. En Fuerza Herediana siempre hemos considerado que esta era una deuda para la afición, darles una infraestructura deportiva acorde con los logros del Club Sport Herediano”, añadió el jerarca.

También se decidió implementar algunos cambios en cuanto a la estructura y dimensiones de los camerinos producto de las recomendaciones sanitarias por la pandemia del COVID-19.

“En cuanto al presupuesto no quisiéramos referirnos, pero sí es una obra millonaria obviamente y estamos pendientes para ver si se cumple con el cronograma, ya que situaciones como la pandemia podrían retrasar la importación de algunos materiales”, destacó Retana.

La última parte del nuevo escenario que se construirá será el lado sur, sector donde se diseñó el edificio de cuatro niveles que concentrará el segmento comercial del club.