Última Hora

“Quiero decirles a todas aquellas personas que incumplieron las medidas sanitarias durante este fin de semana que si usted es irresponsable con su salud, no lo sea con su familia ni con quien lo rodea. Lamentablemente, tuvimos muchos incidentes durante los últimos días”, dijo el Ministro de Seguridad, Michael Soto.

Este fin de semana, los oficiales de la Fuerza Pública tuvieron un arduo trabajo para hacer cumplir las órdenes sanitarias gubernamentales que pretenden evitar contagios de COVID-19 en el país.

El Ministerio de Seguridad Pública atendió un total de 2.067 llamadas por fiestas privadas y, de esas, 1.700 tenían que ver con aglomeración de personas, poniendo en riesgo así la integridad y salud de los costarricenses.

Además, se cerraron 104 establecimientos comerciales, entre bares y restaurantes, por irrespetar las medidas sanitarias; muchos operaron sin autorización.

“Se intervino en fiestas privadas que fueron denunciadas, recordando que quienes realicen estas actividades se exponen a procesos judiciales por incumplir los lineamientos de prevención por COVID-19. En estos momentos no está permitida la organización de este tipo de reuniones”, señaló Soto.

Durante la conferencia de prensa de este lunes, el jerarca advirtió que, de seguirse presentando estos hechos, se tomarán medidas más estrictas por parte de las diferentes policías con el objetivo de proteger a la ciudadanía.

“Por unos pocos irresponsables no vamos a permitir que la vida de los demás corra riesgo, a raíz de esta pandemia que está matando a muchas personas en el exterior”, agregó.

Los diferentes cuerpos policiales continuarán en constante vigilancia para asegurar que las personas cumplan a cabalidad lo establecido por el Ministerio de Salud.