Última Hora


Marco Antonio Castillo Rojas ha sido un emblema para la comunidad sexualmente diversa de Costa Rica. 

Este hombre de 76 años lleva casi la mitad de su vida luchando por los derechos LGTBIQ en nuestro país: 33 años de un camino que no ha sido fácil, pero si largo, sentimental y profesional.

Don Marco vive en Moravia actualmente, él es abogado y lidera la Organización Interseccional Pro Derechos Humanos. Para muchos es "el abogado que casó a Jazmín y Laura", una pareja de mujeres que aprovecharon un error del Registro Civil para casarse. Ese acto le trajo consecuencias en el ejercicio de su profesión, las cuales apeló. 

Ha sufrido discriminación, igual que muchas de las personas de esta comunidad. Ha sido una pieza fundamental, desde muchos años atrás, para el paso que dará el país este martes: el matrimonio igualitario.

De un tiempo para acá, habla sobre el tema abiertamente; sin embargo, no siempre fue así. Castillo asegura que en sus primeras apariciones no daba la cara, algo que resulta difícil de asimilar pensando en el Marco que conocemos hoy (observe el video adjunto).

“Incluso al principio yo mismo aparecí en televisión tapado, sin dar la cara. No me atrevía a enfrentarme a la reacción que podía tener con mis clientes de abogacía, con el público”, dijo.

Ha sido un camino extenso, en el cual sus esfuerzos son incontables, pero para él hay tres específicos que lo hacen sentir muy orgulloso.

Según contó durante una entrevista a Teletica.com, el primero de ellos es la concepción de las medicinas antiretrovirales para las personas VIH positivas.

“Eso fue algo que me produjo mucha satisfacción”, aseguró.

El segundo, que va en la misma línea del tema anterior, fue el logro de que la Ley costarricense de VIH penara, aunque fuera con una falta, la discriminación por orientación sexual.

Finalmente mencionó, como culminación de una etapa, el reconocimiento del matrimonio civil entre personas del mismo sexo. Fue una de las personas que acudió a la Sala Constitucional, acción que dio como resultado el histórico fallo que se concretará este martes. Él también espera dar ese paso junto a su pareja. 

Para don Marco, la palabra que define un paso así de grande es dignidad, no solo para él, sino para muchas personas de esta comunidad, "el paso histórico de este 26 de mayo del 2020 es la conquista de una dignidad que no existió por muchos años".

“Es muy importante que celebren, porque hay gente que está celebrando, pero que recordemos que nos falta mucho todavía. Estoy seguro que saben y que vamos a seguir adelante, siempre adelante", concluyó.