Última Hora

Aunque el Coloso Arenal tiende a llevarse la atención de la zona, bordeando el Lago Arenal se llega hasta Tilarán, un cantón que le ofrece muchas opciones para disfrutar de la naturaleza.

Al lado del lago, el pueblo ha desarrollado la actividad turística, lo que falta es que usted se decida a visitarlos.

Muchas de las familias, como la familia de don Alexander, comparten la pasión por los caballos, y la comparten con los visitantes.

Ellos comenzaron ofreciendo recorridos por su finca con caballos prestados, hace más de 20 años.

Poco a poco fueron adquiriendo más caballos, aunque para ellos son parte de la familia.

Se cabalga por medio del bosque regenerado, disfrutando de ese calorcito, hasta llegar a miradores con vistas como esta, que quitan el aliento.

Ahí mismo puede comer platillos típicos de la zona, cocinados por la esposa de don Alexander, luego disfrutar de una demostración de la otra actividad de la finca y pasión familiar, la crianza de caballos.

Aquí se adiestran sin maltratarlos. En la zona, muchos residentes se han preocupado por regenerar el bosque, y han logrado ser un ejemplo para el resto del país.

Alberta muestra lo que es posible hacer en poco tiempo cuando se cuida el medio ambiente. En una caminata usted disfruta de la naturaleza de Tillarán, ahí lo espera un ceibo de más de 400 años de edad, y esa paz que la música del bosque brinda.

El Lago del Arenal es el guardián del cantón complementa esa belleza escénica en todo momento, pero también lo pone a sudar.

En la marina ubicada en el nuevo arenal de Tilarán, tiene la opción de disfrutar del lago sentado en una lancha, o mejor aún, navegarlo en kayak o bicicleta acuática.

Es un poco de aventura moderada, y un manjar para los sentidos… esa calma del lago, es contagiosa.

Es un lugar para eliminar estrés… para que el cuerpo y la mente se pongan en armonía. Incluso encuentra hoteles especializados en esto… donde puede hacer yoga… o en mi caso intentar hacerlo… y sintonizarse con la naturaleza.

Por su tradición, por sus vistas, por su diversión, hay que irse a turistear a Tilarán.