Última Hora

La Caja Costarricense de Seguro Social y el Instituto Clodomiro Picado de la Universidad de Costa Rica trabajarán de la mano para crear un medicamento para tratar a los pacientes infectados con el COVID-19.

La iniciativa pretende utilizar el plasma de la sangre de los pacientes recuperados de esta enfermedad para producir un tratamiento.

Los anticuerpos que se obtengan del plasma permitirían tratar los cuadros más severos de COVID-19 en el país.

El medicamento será una solución inyectable vía intravenosa y la dosis variará según la necesidad del paciente.

El Instituto Costarricense de Investigación y Enseñanza en Nutrición y Salud (Inciensa), y el laboratorio clínico y el Banco de Sangre de la Universidad de Costa Rica serán los encargados de determinar que el plasma está libre del virus.

Por ahora el instituto Clodomiro Picado trabaja en la documentación necesaria para registrar el producto ante el Ministerio de Salud y obtener la autorización para su producción.

El proceso de producción del medicamento podría ser menor a un mes.

Se calcula que, por cada 25 litros de plasma recuperado a partir de donantes, se puede generar 50 frascos de 50 ML.