Última Hora

El expresidente del Marsella Pape Diouf, de 68 años, falleció este martes tras resultar infectado con el nuevo coronavirus, informaron fuentes familiares.

Su muerte fue confirmada después por la RTS, la cadena de la televisión pública senegalesa.

El fatal desenlace se produjo cuando ya había preparado en un avión medicalizado fletado por la Embajada francesa en Senegal que iba a trasladar a Diouf de Dakar a Niza (sur de Francia).

Pero el avión no llegó a despegar ante el deterioro del estado de salud de Diouf, ingresado en un hospital de Dakar y que se encontraba bajo asistencia respiratoria, falleciendo en terreno senegalés, convirtiéndose en la primera víctima del COVID-19 en ese país africano.

"Muy triste", declaró el actual presidente del Marsella Jacques-Henri Eyraud, que destacó el "recorrido excepcional" de un "niño que pasó por Senegal antes de llegar a Marsella con 18 años" y quemar etapas en su vida hasta convertirse en el máximo dirigente del club más popular de Francia.

"Signo de una gran voluntad", Diouf, que nació en Chad y se crió en Senegal, "llegó a un puesto difícil, donde no llegan muchas personas procedentes de la inmigración", añadió Eyraud, quien destacó que el fallecido se ganó el corazón de los hinchas marselleses "defendiendo el club con uñas y dientes".

Antiguo periodista, agente de jugadores y presidente del Marsella del 2005 al 2009, Diouf contribuyó notablemente a construir el equipo que ganó el campeonato galo en 2010, tras 17 años de sequía de títulos, aunque él ya no estaba en el club, víctima de conflictos internos.

"Soy el único presidente negro de un club de Europa. Es una realidad penosa", lamentaba Pape Diouf en una entrevista en 2008 en Jeune Afrique, "a imagen de la sociedad europea y, sobre todo, francesa, que excluye a las minorías étnicas".

Esta muerte se une a la de otra figura del OM, el exseleccionador francés Michel Hidalgo, campeón de Europa en 1984 y entrenador del Marsella a finales de los años 1980, fallecido a los 87 años la semana pasada.