Última Hora

Playas cerradas, hoteles vacíos y muy pocos turistas, es la dura realidad que se vive a diario en las zonas costeras de nuestro país debido al coronavirus.

Puerto Viejo en Talamanca de Limón, un lugar paradisiaco que hoy luce desolado.

Herradura en el Pacífico, lugar hermoso y actualmente vacío.

Jacó con un panorama idéntico a las otras playas.

Tamarindo en Guanacaste está igual.

Lo mismo se aprecia en Brasilito.

Las recomendaciones se acataron y actualmente se respetan los cierres efectuados en las playas.

El turismo disminuyó y prácticamente no hay visitantes.

En cada pueblo solo están los lugareños.

Muchos hoteles y cabinas cerradas, tours operadores fuera de servicio y algunos empresarios tuvieron que despedir personal.

La situación económica es muy difícil en estas tres provincias costeras: Guanacaste, Puntarenas y Limón, sin embargo, es digno de resaltar que los ciudadanos respetaron la indicación de quedarse en casa y no visitar playas ya que todas se encuentran cerradas como medida preventiva para evitar más contagios de coronavirus.