Última Hora

Debido a la emergencia sanitaria por el coronavirus, millones de personas alrededor del mundo se encuentran resguardadas en sus casas, cambiando la oficina por la sala y el mundo exterior por la seguridad de cuatro paredes.

Esta clase de aislamiento probablemente hace que muchas personas utilicen, de manera más frecuente, servicios de comida a domicilio.

La primera “medida preventiva” a la que recurren las personas con los alimentos que llegan vía express, es recalentarlos en el horno de microondas.

¿Qué tan eficaz es este método contra los virus?

Según la microbióloga Fabiola Jiménez, el aumento de la temperatura generada por el microondas incide en la disminución de la carga de microorganismos, principalmente de bacterias, según estudios que se han realizado.

No obstante, para mitigar con más seguridad los efectos de un virus, este debe estar en un ambiente cuya temperatura se aproxime al punto de ebullición, es decir, alrededor de los 100 grados Celsius que es cuando algo comienza a hervir.   

“En el punto de ebullición las proteínas se desnaturalizan y el virus queda completamente inactivado”, explica la experta.

¿Entonces el microondas es la solución?

Según Jiménez, es difícil que el microondas pueda elevar la temperatura hasta los 100 grados, por lo cual “es mejor recalentar la comida en ollas, pues es más probable que se alcancen temperaturas suficientemente altas que inactiven cualquier carga microbiana”.

La especialista también extiende otras recomendaciones como la de comprar alimentos en lugares de confianza, donde se sigan correctamente los protocolos de salud para la manipulación de alimentos. Tampoco puede olvidar un requisito básico antes de comer: el lavado de manos.