Última Hora

Hombres armados atacaron este miércoles un templo hindú sij en Kabul, cuyo control las fuerzas de seguridad afganas intentaban recuperar, en un nuevo golpe contra las minorías religiosas reivindicado por el grupo Estado Islámico (EI).


Al menos 26 personas murieron y otras 15 resultaron heridas en el ataque suicida en una acción que se prolongó durante horas.

"El ataque terrorista de hoy terminó con la muerte de uno de los terroristas. Desafortunadamente en este ataque terrorista 25 civiles murieron", informó el Ministerio de Interior en un comunicado.

En el ataque murió al menos un niño y unas quince personas resultaron heridas y fueron trasladas a hospitales de Kabul, según un primer balance comunicado por Wahidullah Mayar, portavoz del ministerio de Salud afgano.

El EI reivindicó el ataque, según informó el organismo estadounidense de vigilancia de movimientos extremistas SITE.

"Combatientes del Estado Islámico llevan a cabo actualmente un ataque comando contra un templo sij", afirma SITE, que cita a Amaq, el órgano de propaganda de los yihadistas.

Según una representante de la comunidad hindú sij en el Parlamento, "unas 50 personas estaban en el templo", donde viven varias familias y en el que suele haber gente rezando por las mañanas.

Los talibanes negaron rápidamente ser los autores del asalto. "El ataque no tiene nada que ver con nosotros", declaró el portavoz Zabihulá Mujahid en Twitter.