Última Hora

China levantó este miércoles las restricciones drásticas impuestas durante varios meses en la provincia de Hubei, el foco de la pandemia de coronavirus que ha causado más de 18.000 muertos en el mundo desde diciembre.

No se ha detectado ningún caso de contagio local en 24 horas en el país, pero se han contabilizado 47 "importados" del extranjero, informaron las autoridades sanitarias nacionales.

En total se han detectado 474 casos "importados". La mayoría de ellos son chinos que vuelven a casa, según el ministerio de Relaciones Exteriores.

En las últimas 24 horas se han producido otras cuatro muertes, tres de ellas en Hubei, una provincia del centro de China donde se encuentra la ciudad de Wuhan, que fue la primera afectada por el nuevo coronavirus.

Pekín informó el martes que se levantará el bloqueo de más de 50 millones de habitantes en Hubei, en vigor desde enero, para que las personas sanas puedan desplazarse. Algunos aeropuertos y estaciones ferroviarias han reabierto. Los colegios permanecen cerrados.

Los habitantes de Wuhan tendrán que esperar, en cambio, hasta el 8 de abril para poder salir de la ciudad.

China tuvo 81.200 casos de COVID-19 y 3.281 personas han muerto de esta enfermedad. El número de casos nuevos ha disminuido considerablemente en el último mes.

Una situación que contrasta con el resto del mundo, donde el coronavirus está en plena expansión, obligando a los países a tomar medidas de confinamiento, toques de queda, cierre de lugares públicos, etc. Se han confirmado más de 400.000 casos en 175 países y territorios.

Esto hace temer una segunda ola de contagio en China por casos "importados".

Por eso muchas ciudades chinas aplican reglas estrictas de cuarentena a los recién llegados y todos los vuelos con destino a Pekín que llegan desde el extranjero se dirigen a otras localidades donde se somete a los pasajeros a exámenes médicos.