Última Hora

AsunciónParaguay | El gobierno de Paraguay ordenó el cierre de fronteras y aeropuertos hasta el domingo 29 de marzo para reducir el impacto de la pandemia covid-19, que ya cobró su segunda víctima fatal en el país.

"Solo se podrá salir, no ingresar. Los paraguayos y residentes que ingresen serán puestos en cuarentena en cuarteles militares alistados convenientemente para la situación", reveló el ministro del Interior, Euclides Acevedo, en conferencia de prensa este martes.

El cierre de los aeropuertos ocurre luego de un masivo reclamo de la población por las redes sociales al confirmarse el lunes la llegada de cuatro pasajeros -miembros de una misma familia- infectados con el nuevo coronavirus que se embarcaron en Francia.

"Las aeronaves no podrán aterrizar en ninguno de nuestros aeropuertos o aeródromos, cuestión que técnicamente será comunicada a todos los países y autoridades aeronáuticas", expresó un comunicado de la Dirección Nacional de Aeronáutica Civil (Dinac).

Exceptuó la prohibición a los aviones de carga.

La medida representa un endurecimiento de la respuesta del gobierno paraguayo ante el coronavirus, que ya registra 27 casos en ese país, incluyendo dos muertes.

Paraguay ya había cerrado parcialmente sus fronteras con Brasil y Argentina la semana pasada y ordenó la cuarentena total a sus habitantes. 

El incumplimiento a esa regla ya dejó como saldo unos 400 detenidos y 200 imputados.

"Vamos a recurrir, y de hecho lo estamos haciendo, a todos los mecanismos técnicos que tenemos" para evitar la circulación y aglomeración de personas, dijo Acevedo.

Dijo que las autoridades trabajan en una "aplicación" para "controlar por la vía de los celulares a aquellos que están en cuarentena, y si se escapan serán castigados".

La policía también utilizará drones para vigilar algunos barrios pobres y hacer cumplir las disposiciones sanitarias, añadió.

El ministro de Salud Pública, Julio Mazzoleni, admitió que Paraguay, país de poco más de siete millones de habitantes, no cuenta con infraestructura para albergar a eventuales enfermos en forma masiva.

Advirtió que la prevención es el único arma que cuenta el Estado para hacer frente al mal.​