Última Hora

Berlín, Alemania | AFP | La canciller alemana, Angela Merkel, decidió este domingo ponerse en cuarentena en su residencia, donde continuará trabajando, tras haber estado en contacto con un médico que dio positivo en las pruebas del nuevo coronavirus.

Merkel hizo este anuncio inmediatamente después de presentar nuevas restricciones para frenar el avance de la pandemia COVID-1 en el país.

La canciller fue "informada de que el médico que le había puesto una vacuna contra infecciones por neumococo el viernes por la tarde dio positivo", dijo su portavoz, Steffen Seibert, en un comunicado.

Merkel, de 65 años, "se someterá a una prueba en los próximos días" para saber si está infectada, añadió Seibert.

El portavoz añadió que realizar el test ahora "no sería concluyente", debido al periodo mínimo de incubación del virus.

La canciller, en el poder desde noviembre de 2005 y con intenciones de dejar el cargo a fines de 2021, en las próximas elecciones legislativas, "seguirá adelante con sus actividades oficiales durante la cuarentena en su casa" en Berlín, según Seibert.

Alemania había registrado hasta este domingo 18.610 casos y 55 fallecidos, según el Instituto Robert Koch, encargado de la vigilancia epidemiológica.

- "Mi vida ha cambiado -

  
Tras reunirse por vídeo con los dirigentes de las 16 regiones (Lander) alemanas, Merkel anunció nuevas medidas para frenar el virus, incluida la prohibición de reuniones de más de dos personas y el cierre de todos los restaurantes y peluquerías por al menos dos semanas en todo el país.

La canciller, quien no ha mostrado ningún síntoma al presentarse en la conferencia de prensa, describió también su nueva vida cotidiana con la propagación del COVID-19.

"En mi caso, mi vida ha cambiado y consiste principalmente en conferencias telefónicas y vídeoconferencias", explicó.

La noche anterior fue fotografiada en un supermercado de Berlín, empujando su carrito que contenía botellas de vino y papel higiénico.

Por el momento, Alemania no ha decidido el confinamiento a nivel federal, pero algunas regiones, como Baviera, lo han adoptado.

No obstante, en los espacios públicos de todo el país debe ser respetada una distancia mínima de 1,5 metros.

En un discurso inédito dirigido a la nación el pasado miércoles, Merkel consideró el nuevo coronavirus constituía "el mayor desafío para Alemania desde la Segunda Guerra Mundial".

Su gobierno prepara un plan de rescate económico de 822.000 millones de euros -el mayor en Alemania desde la posguerra- para hacer frente al impacto de la pandemia.