Última Hora

Unos 17 mil trabajadores del sector de transporte de turistas viven en la zozobra por la cancelación de todos sus contratos debido al Covid-19.

En el país, unas 3,800 unidades que se dedican a esta actividad se mantienen completamente detenidas por la cancelación de los turistas.

El cierre de fronteras por el Covid-19 dejó sin trabajo a miles de costarricense que se dedican a esta actividad. Tanto los patronos como sus empleados desconocen qué pasará con ellos y sus familias por esta situación.

Algunas empresas tenían giras programadas para el resto del mes, y ahora no saben qué harán para pagar salarios y alquileres.

El sector pide al Gobierno medidas urgentes como flexibilidad con los bancos y el pago a la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS). 

Los dueños de las unidades de transporte aseguran que están haciendo hasta lo imposible para evitar despidos.