Última Hora

Por: José Ernesto Herrera

Toda la vida fue constructor y cuando se pensionó aseguró que seguiría, por eso se vino a trabajar a un cementerio de Santo Domingo donde de Sol a Sol trabaja para dar confort a los que ya descansan en la paz del Señor.

Su nombre es Jesús Carrillo y hoy ya tiene 82 años.

Es sobreviviente a dos neumonías y a una bronconeumonía y ahí está, como un roble, trabajando fuerte.