Última Hora

Tiene un rol determinante en la Selección Nacional; también es jugadora profesional en el equipo Herediano.

Jazmín Elizondo es una futbolista todo terreno.

La delantera del conjunto florense no solo madruga para entrenar:  una vez concluidas las prácticas en el estadio sale a ganarse la vida.

Jazmín trabaja en la carnicería El Correo, ubicada en San José. Su profesión, dice, no le avergüenza en lo absoluto.

Jugar en Primera División y ser seleccionada nacional es algo que llama la atención entre sus clientes, quienes de inmediato la reconocen.

Jazmín, además de jugar fútbol, está sacando el noveno año por una razón: ella sabe que del fútbol no se vive.

Levantarse temprano, ir a trabajar e incluso repartir pedidos en bicicleta, además de estudiar por las noches, son los sacrificios que hace; pero asegura que nunca baja los brazos.

Esta mundialista de Canadá 2014 es un fiel ejemplo de perseverancia, lucha y, sobre todo, de nunca darse por vencida.