Última Hora

Frente al escepticismo creciente y a los llamados a aplazar los Juegos Olímpicos de Tokio, el Comité Olímpico Internacional (COI) se resiste, estimando este martes que "no es necesario tomar decisiones drásticas en este momento", el mismo día que se aplazaron por un año la Eurocopa y la Copa América de fútbol.

Pese a la pandemia, originada en Asia pero que se ha extendido ya a todo el planeta, el COI, que había convocado este martes por la mañana una reunión telefónica de su comisión ejecutiva, sigue "plenamente comprometido" con los Juegos de Tokio-2020 y estimó en un comunicado que "toda especulación en este momento sería contraproducente", en referencia a un posible aplazamiento o anulación.

En el mismo momento en el que la UEFA anunciaba el aplazamiento de la Eurocopa de fútbol, prevista entre junio y julio, que se disputará en 2021, el COI no cambia su hoja de ruta, a pesar del escepticismo creciente en Japón y de la petición de varios deportistas de aplazar Tokio-2020.

El COI dijo de nuevo "confiar en que las numerosas medidas tomadas por las autoridades en el mundo entero ayudarán a contener la situación en cuanto al virus del COVID-19".

La instancia olímpica reiteró que, pese al agujero financiero que se derivaría de una anulación o un aplazamiento, su decisión "no estará marcada por los intereses financieros", puesto que, gracias a sus políticas y seguros en materia de gestión de riesgo, estará "en todos los casos en condiciones de continuar sus operaciones y cumplir con su misión, que es la de organizar los Juegos Olímpicos.

La instancia agradeció el apoyo de los dirigentes del G7, citando en su comunicado al primer ministro japonés, Shinzo Abe, que desea que los Juegos Olímpicos y Paralímpicos se disputen "a la perfección, como prueba de que la humanidad habrá vencido al coronavirus".

Pero en un momento en el que numerosos países decretan medidas de confinamiento para la población con el fin de frenar la propagación del nuevo coronavirus, que ya ha provocado más de 7.000 muertos en todo el planeta, cada vez son más las voces que instan a un aplazamiento de la cita olímpica.

Así, el francés Kevin Meyer, que busca el título olímpico en decatlón, ha pedido el aplazamiento, mientras que el COI "les anima a continuar preparándose de la mejor manera que puedan".

También crecen las voces contrarias a la celebración de los Juegos el próximo verano (boreal) en Japón. En un sondeo de 1.000 personas publicado el lunes por la agencia de prensa japonesa Kyodo, el 69,9% de las personas preguntadas dijeron que no creían que Tokio pueda albergar los Juegos en las fechas previstas (24 de julio-9 agosto).

'Obstinación' del COI

Otra encuesta de la cadena de televisión pública NHK realizada del 6 al 9 de marzo indica que el 45% de los japoneses se oponen al mantenimiento de los Juegos, mientras que el 40% está a favor.

"Es obstinación por parte del COI", criticó un responsable del deporte mundial. "Frente a una amenaza sanitaria sin precedentes, el mito de la defensa de los valores no se aguanta".

Para otro alto cargo del deporte internacional, "el COI espera porque estima que no es urgente tomar una decisión". "Y parte de la base que la situación podría solucionarse en unas semanas", añadió.

En lo inmediato, el COI se enfrenta al espinoso problema de los torneos clasificatorios para Tokio-2020. Para responder a las preocupaciones de las federaciones internacionales sobre las numerosas pruebas de clasificación olímpica que han sido aplazadas, el COI les citó en otra reunión telefónica este martes.

Sólo el 57% clasificados

Solo el "57%" de los cerca de 11.000 deportistas que deben participar en los Juegos ya están clasificados, señaló la instancia.

Para el 43% restante, el COI trabajará con las federaciones internacionales para aportar "las modificaciones prácticas necesarias a sus respectivos sistemas de clasificación".

Para los deportistas aún no clasificados, el COI indicó que las federaciones, únicas competentes, podrían utilizar los resultados de pruebas "de calificación ya celebradas y programadas, cuando estas aseguren un acceso equitativo a todos los atletas y equipos".

También se abre la posibilidad a que las federaciones establezcan un sistema de calificación para los Juegos "en base a las clasificaciones de la federación internacional y de los resultados pasados".

Incluso no se descarta aumentar el número de atletas participantes, aunque estos se seleccionarán "caso por caso y en circunstancias excepcionales".

Todo ello debería concretarse en la reunión que tiene previsto celebrar el miércoles el COI con los comités olímpicos nacionales.