Última Hora

Los diputados discutirán esta tarde la posibilidad de trasladar su sede para poder sesionar fuera del edificio de la Asamblea Legislativa en situaciones de emergencia, como la decretada hoy por el nuevo coronavirus.

La propuesta ya tiene el consenso de los jefes de fracción de las diferentes bancadas, pero ahora requerirá el voto de al menos 38 legisladores, aprobación que se buscará este mismo lunes.

La intención de los diputados es no suspender las discusiones sobre leyes en el Plenario, aún si se girara una orden de cerrar el edificio legislativo.

De momento se discute la posibilidad de que ese recinto sea el Centro Nacional de Convenciones en Belén.

Hoy también se discutirá una moción para poder sesionar fuera de los horarios establecidos o inclusive en fines de semana.

Los diputados también esperan que esta tarde llegue la orden del Poder Ejecutivo de desconvocar cualquier proyecto de ley que no tenga relación con el coronavirus.

Precisamente hoy el Gobierno de la República entregó el proyecto de ley para permitir una moratoria para los pagos parciales del impuesto sobre las utilidades, el pago del impuesto al valor agregado y de los impuestos para nacionalizar mercadería, en los meses de abril, mayo y junio de 2020, la cual podrá ser prorrogada por una única vez por el Presidente de la República incluso hasta el 31 de julio de 2020.

Este proyecto forma parte del conjunto de medidas extraordinarias que anunció el Gobierno este fin de semana para tratar de mitigar los efectos adversos sobre la población por el brote de coronavirus.

“Nuestro principal objetivo es la protección de toda la población, es por eso que estamos destinando todos los esfuerzos y recursos necesarios para responder integralmente a este desafío y para mitigar el efecto económico que se está ocasionando, resguardando a los trabajadores y a las empresas”, afirmó el Presidente de la República, Carlos Alvarado.

El objetivo con esta medida es evitar que, ante la falta de liquidez y de capacidad para adquirir obligaciones crediticias, las empresas se vean forzadas a utilizar su presupuesto para cumplir con las obligaciones tributarias, en detrimento del pago de las responsabilidades con sus trabajadores.

Hacienda aclaró que la moratoria se refiere al pago de los impuestos, no a la presentación de las declaraciones, que deberán realizarse dentro de los plazos de ley. La medida, no aplica para quienes, cuentan con un periodo fiscal especial.

Al finalizar este plazo, los contribuyentes tendrán tiempo hasta el 31 de diciembre de este año, para pagar los impuestos de abril, mayo y junio sin intereses ni sanciones por infracciones administrativas relacionadas con la morosidad en el pago.

El presidente de la Asamblea Legislativa, el liberacionista Carlos Ricardo Benavides, confirmó la recepción de estos proyectos y la intención de que se discutan sin pasar por el trámite de comisión, esto en aras de que sean aprobados en la brevedad posible.