Última Hora

El coronavirus, como cualquier otro agente infeccioso, ocupa de un huésped para poder multiplicarse y sobrevivir. Sin embargo, también puede vivir fuera de organismos vivos; por ejemplo, en algunas superficies, a la espera de contacto con células que puedan ser infectadas.

El doctor Adrián Avendaño, microbiólogo de la Universidad de Ciencias Médicas (UCIMED) realizó un estudio sobre el tiempo que distintos microorganismos pueden permanecer en algo de uso tan cotidiano como los billetes.

El estudio tenía como objetivo analizar si los billetes son tan “sucios” como normalmente se cree.

“Por lo general, solo un 30% de los billetes de 1.000 y 2.000 colones que fueron analizados manejan algún grado de bacterias”, explica el doctor Avendaño. Aclara que la mayoría de esas bacterias “no necesariamente están vinculadas a enfermedades”.

No obstante, en algunos casos sí se encontraron organismos ligados a enfermedades; sobre todo en aquellos billetes que presentan desgaste, generalmente los que llevan un promedio de dos a tres años en circulación.

“Estos billetes (los de más antigüedad) tienen la tendencia de que se les hace una especie de capa color negro, en la que se pueden encontrar bacterias asociadas a enfermedades”, revela el microbiólogo.

En estas “capas”, el coronavirus tiene altas probabilidades de sobrevivir si no se realiza una adecuada limpieza de la superficie.

Se estima que el virus que causa el Covid-19 puede durar un promedio de 10 días en los “microambientes” formados en billetes que ya llevan bastante tiempo en circulación.

Dinero plástico

En momentos de riesgo de contagio, es recomendable utilizar menos el dinero en efectivo.

“En lo que he podido ver a nivel internacional, se está tratando de privilegiar el uso de tarjetas en lugar de los billetes”, dice Avendaño. 

Agrega que, desde su punto de vista, las tarjetas de débito y crédito tienen ventaja porque son más fáciles de limpiar y desinfectar, además de que los sistemas de pago modernos realizan el cobro sin necesidad de contacto.

“Yo recomendaría pagar con tarjeta, creo que nos reduce un riesgo importante”, concluye el especialista.