Última Hora

El número de nuevos contagios diarios de coronavirus en China se redujo a 15, el más bajo desde el comienzo de la publicación de estadísticas a mediados de enero, informó este jueves el ministerio de Salud.

Entre estos casos figuran seis personas que llegaron al país desde el extranjero, lo que supone un nuevo desafío para las autoridades sanitarias chinas que habían conseguido contener la epidemia en su territorio.

Además 11 personas han muerto en las últimas 24 horas. También es el nivel más bajo desde el 24 de enero. El total de fallecidos es de 3.169 en China, el país más afectado del mundo.

El número de nuevas infecciones en la ciudad de Wuhan (centro), el epicentro de la epidemia de COVID-19, donde apareció el virus en diciembre, es de solo ocho.

Es la primera vez que cae por debajo de diez desde que comenzó el recuento en enero.

Con la gran mejora de las últimas semanas, las autoridades han comenzado a flexibilizar las restricciones a los 56 millones de habitantes de la provincia de Hubei, cuya capital es Wuhan.

La mayoría de las ciudades estaban confinadas desde finales de enero. Ahora las personas sanas de las zonas poco afectadas pueden viajar dentro de las fronteras provinciales.

También se ha permitido que varias empresas reanuden progresivamente su actividad en Wuhan y en el resto de Hubei.

El presidente chino Xi Jinping afirmó esta semana que la epidemia está "prácticamente contenida" en el país, pero causa estragos en otros lugares, especialmente en Irán, Italia y Corea del Sur. Y China está preocupada por la llegada a su territorio de personas contagiadas.

Con los seis nuevos casos "importados" del extranjero anunciados el jueves por el ministerio de Salud el total nacional asciende a 85.

Para intentar evitar una propagación, Pekín anunció el miércoles que cualquier persona que llegue a la capital desde otro país, sea el que sea, será sometida a una cuarentena obligatoria de 14 días.

Un total de 80.793 personas han sido infectadas en China.