Última Hora

El Liceo Monseñor Rubén Odio se somete, desde este martes, a un proceso de limpieza profunda. El centro educativo, ubicado en Desamparados, suspendió lecciones tras confirmar un caso de Covid-19.

Se trata de un joven de 13 años, hijo de una profesora de la zona, quien también fue diagnosticada con el coronavirus. 

Una empresa contratada para la limpieza inició su labor en horas de la tarde.  

“Lo que estamos haciendo ahora es un proceso de desinfección con vapor a altas temperaturas, porque este virus no las resiste. Estamos utilizando productos de limpieza grado hospitalario para esterilizar las superficies en un 99%”, explicó David Villalobos de Top Clean.

Los pupitres, las cerraduras de las puertas, los teclados de computadoras e instrumentos de química son parte del mobiliario que se limpia. 

Además de las aulas, otros recintos incluidos en el plan son la soda, la fotocopiadora, la biblioteca y las oficinas administrativas.