Última Hora

El Organismo de Investigación Judicial (OIJ) de Heredia confirmó que los huesos encontrados en una zona montañosa, cerca del volcán Barva, sí pertenecen a la joven Karolay Serrano, desaparecida desde agosto de 2019.

Tras una intensa búsqueda por parte de amigos, familiares y agentes del OIJ se logró encontrar un cráneo, el fémur y otras partes óseas que fueron sometidas a un análisis forense.

“Me siento un poco mejor tras saber que los restos encontrados sí son los de mi hija. Hoy (martes) lo que estamos haciendo es presentado una querella en el Juzgado de Heredia porque no es justo todo lo que le hicieron, que la tiraran como un perro”, dijo Rosemary Cordero, madre de Karolay.

Según su abogado, Alejandro Ureña, mediante la acción civil y querella pretenden llegar a una condena contra los sospechosos.

“Queremos ayudar a doña Rosemary, no buscamos resarcimiento económico. Lo único que esperamos es que se haga justicia. La idea es hacer conciencia en las personas que cometieron el delito, que paguen por lo que hicieron”, señaló Ureña.

El abogado, además, indicó que trabajan en conjunto con el Ministerio Público para lograr la condena contra los dos sospechosos mayores de edad y contra un menor de edad, quien tendría mayor participación en el crimen. 

Por este caso, dos hombres de 16 y 17 años de edad, sospechosos del asesinato de Karolay Serrano, quedaron en libertad y sin medidas cautelares; sin embargo, la Fiscalía les tomó los datos para continuar con la investigación en su contra.

La Fiscalía de Heredia consiguió que las otras dos personas involucradas, mayores de edad, un hombre de apellidos Cubillo Hidalgo y otro Soto Rodríguez, se les ordenara seis meses de prisión preventiva por sospechas de cometer un delito de homicidio calificado en perjuicio de Serrano.

A un menor de 17 años, el Juzgado Penal Juvenil le impuso tres meses de detención provisional (equivalente a la prisión preventiva).