Última Hora

La ministra de Justicia, Fiorella Salazar Rojas, confirmó que las personas enfermas no podrán visitar a los privados de libertad en ningún centro penitenciario del país. La medida pretende evitar la propagación del nuevo coronavirus.

Actualmente, las cárceles aplican un protocolo que refuerza medidas como el lavado de manos y el uso de alcohol para desinfectarse. Además, brinda información clara sobre la enfermedad.

Según la jerarca, para ingresar es un requisito que a los visitantes se les tome la temperatura. El fin de esta práctica es identificar personas con síntomas de gripe o enfermedad respiratoria. 

“En cada una de las entradas ubicamos personal de salud de los centros penitenciarios. Ellos le explican a la gente los protocolos de tos, estornudo, saludo”, indicó la ministra.

Las personas que tengan algún inconveniente de salud no podrán ingresar.

Según Salazar, lo que se busca es cuidar a los privados de libertad y al personal de los centros, así como aprovechar para que esas personas lleven el mensaje a sus propias familias y amigos.

Ante este escenario, la Ministra reiteró que las visitas no se suspenderán ni se reducirán en las cárceles.

“Nosotros para suspender una visita necesitaríamos una orden sanitaria del Ministerio de Salud y no se han girado ordenes sanitarias en ese sentido”, aseguró.

Las visitas conyugales tendrán el mismo protocolo.

Por el momento no se reportan casos sospechosos ni confirmados de Covid-19 en la población privada de libertad ni en los funcionarios de esos establecimientos. 

Productos de higiene y suministro de agua

La jerarca de Justicia y Paz aseguró a Teletica.com que desde hace dos semanas iniciaron las limpiezas internas en las cárceles, para lo que cual se realizó un inventario de productos de higiene.

“Se levantó un inventario para ver como estábamos de alcohol, gel, mascarillas y jabón. Constantemente hacemos un monitoreo por si a algún centro se les acaban los insumos”, aseguró Fiorella Salazar.

Sobre el suministro de agua, la titular confirmó que el servicio se revisa diariamente. En caso de encontrar algún problema, se hacen arreglos en los propios centros o, en casos más específicos, se coordina con camiones cisternas para asegurar que el abastecimiento del líquido.