Última Hora

La policía de Hong Kong descubrió este domingo una pequeña "fábrica de bombas" de un grupo que exigía el cierre de la frontera con China debido al coronavirus.

El 27 de enero estalló una pequeña bomba en los baños de un hospital del distrito obrero de Sham Shui Po, y una semana después se produjeron otros dos intentos de hacer explotar artefactos en puestos de control fronterizos al norte del territorio, según la policía.

La explosión y las dos intentonas fueron reivindicadas por dos grupos que dicen querer hacer cerrar la frontera con China continental para evitar la llegada del coronavirus a Hong Kong.

Tras una larga investigación, la policía llevó a cabo en la noche del sábado al domingo registros en 22 lugares diferentes del territorio, y en uno de ellos halló la pequeña "fábrica de bombas", según el comisario Li Kwai-wah, de la oficina sobre crimen organizado y triadas.

En un local de un inmueble comercial de Kowloon se hallaron 2,6 toneladas de diversos productos químicos, circuitos eléctricos y bombas en curso de fabricación, que contenían cada una 1,5 kg de explosivos.

"Parece que hemos impedido una posible tragedia" dijo por su lado el experto en explosivos de la policía, Alick McWhirter.