Última Hora

Si usted recorre las principales farmacias del centro de San José en busca de mascarillas y alcohol en gel, encontrará la misma respuesta: no hay.

La inminente llegada del COVID-19 disparó la venta de esos artículos, principalmente desde la semana anterior, cuando las autoridades reconocieron que el virus ingresaría al país.

Y tras el anuncio de que se analizan casos sospechosos de COVID-19, los farmacéuticos temen que las mascarillas y el alcohol se agoten de manera definitiva.

La escasez de esos productos ha hecho que los distribuidores aumenten el precio a los negocios, lo cual repercute en el precio final que pagan los consumidores.

En algunos casos, una mascarilla que hace una o dos semanas costaba 80 colones, hoy se consigue hasta en 300, mientras que el alcohol en gel pasó de 500 colones a casi mil.

En la calle el tema de moda es el COVID-19 o coronavirus, como se le conoce popularmente.

Los ciudadanos toman sus medidas higiénicas.

El Ministerio de Salud confirmó este viernes por la tarde un caso de COVID-19 en el país importado desde Estados Unidos. La víctima es una mujer de 49 años que se encuentra aislada en San José y está estable.