Última Hora

Tras tres derrotas en cuatro partidos y a pesar de tener la Premier League atada, el Liverpool necesita despertar, el sábado contra el Bournemouth (18º), en una 29ª jornada cuyo plato estelar es el cuarto derbi de Manchester del curso, United-City el domingo.

Intocables hasta hace bien poco, los Reds suman tres derrotas en los últimos cuatro duelos. Perdieron en Madrid ante el Atlético en la ida de octavos de la Champions (1-0), luego lo hicieron ante el Watford el domingo (3-0), dejándose su imbatibilidad en la Premier League, y volvieron a caer el martes, en octavos de la Copa ante el Chelsea (2-0). 

Su única victoria en este tramo fue la sufrida remontada 3-2 ante el West Ham.

Y más allá de la recepción al Bournemouth, el reto del Liverpool es el miércoles, cuando necesita remontar ante el Atlético para seguir defendiendo su título en la Champions.

En Stamford Bridge el equipo dirigido por Jurgen Klopp se mostró fallón y muy vulnerable en defensa, especialmente en los contraataques, ante un Chelsea que presentó una formación con varios jugadores poco habituales.

Además el sábado su técnico Jurgen Klopp no podrá contar con su arquero titular, el brasileño Alisson Becker, tocado en una cadera y que también es duda para el Atlético.

"Pasó una prueba el día siguiente que no mostró nada. Le esperamos la próxima semana y veremos", dijo este viernes Klopp, sin precisar plazos. En su lugar jugará el español Adrián.

En el campeonato, los 22 puntos de ventaja con el City (2º) son un colchón más que suficiente para lograr su primer título desde 1990.

El equipo dirigido por Pep Guardiola visita al United (5º) en el cuarto 'round' de un combate de Manchester que por el momento siempre se ha llevado el equipo visitante.

Los Red Devils ganaron 2-1 en la primera vuelta de la Premier y en la vuelta de semifinales de la Copa de la Liga (1-0), mientras que el City lo hizo en la ida de esta competición (3-1).

Su técnico Pep Guardiola elogió este viernes al portugués Bruno Fernandes, fichado en la ventana de enero por el United procedente del Sporting Portugal por 61 millones de dólares y que está cambiando la cara de su equipo.

"A veces los grands jugadores tienen una buena influencia. Él es un gran jugador y por eso el United lo ha contratado", señaló el español.