Última Hora

El Hospital Nacional de Niños (HNN) y los servicios de pediatría de otros establecimientos de salud de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) lanzan una alarma por la gran cantidad de reportes de menores víctimas de una quemadura.

Según datos del centro médico, en enero y febrero de este 2020 atendieron a 59 pacientes que presentaban alguna lesión en su cuerpo provocada por líquidos calientes o fuego, sobre todo en los brazos y las piernas.

Esto significa que, en promedio, se recibió un caso por día; según la Caja, los números reflejan un panorama muy preocupante. 

“Resulta alarmante que por día un menor de edad se convierta en víctima de una quemadura, ya sea por líquidos hirviendo, fogatas, quemas o artefactos calientes como las muflas de los carros o las planchas de ropa” manifestó Román Macaya, Presidente Ejecutivo de la CCSS.

La Unidad de Niños con Quemaduras se encuentra completamente llena de pacientes con lesiones graves, lo que obliga a utilizar camas en otras áreas de hospitalización.

“Se están tomando medidas de apoyo en los hospitales de la red institucional para dejar camas disponibles destinadas a los pacientes de mayor complejidad y gravedad” afirmó la doctora Cinthya Mora, jefa del Servicio de Cirugía Reconstructiva y Unidad de Quemaduras del HNN.

Aproximadamente, el 80% de los casos ocurren por líquidos calientes, aunque también se reportan incidentes causados por objetos calientes en el piso, cables de electrodomésticos al alcance de los niños, fogatas, etc.

Los menores que sufren este tipo de accidentes tienen un promedio de edad entre los cero y los cinco años. En la mayoría de ocasiones están acompañados de un adulto. 

“Nos duele profundamente que niños que deberían estar jugando o estudiando en las escuelas de nuestro país estén ocupando una cama en los hospitales”, concluyó Macaya.

Las quemaduras se pueden prevenir

Una quemadura se puede evitar si se toman en cuenta las siguientes medidas:

  • No descuide a los niños.

  • Evite el uso de manteles en la mesa, ya que los niños pueden jalarlos y provocar que líquidos calientes se derramen sobre ellos.

  • Nunca deje cables de electrodomésticos colgando, ya que los niños pueden enredarse con ellos o jalarlos y provocar un accidente con el aparato.

  • No permita que los niños cocinen, manipulen microondas o ingresen a la cocina.

  • Evite tener niños en brazos mientras cocina o consuma líquidos calientes.

  • Evite la sobrecarga en los enchufes y utilice tapones para los mismos.

  • Identifique un lugar seguro para utilizar la plancha de ropa o de cabello.

  • Recuerde que las andaderas están prohibidas en nuestro país, por las múltiples lesiones que pueden ocasionar.

En caso de tener que auxiliar una emergencia de este tipo siga los siguientes pasos:  

1. Enfriar: Coloque el área quemada durante 10 minutos en el chorro de agua del tubo a temperatura ambiente.

2. Retirar: Quite las prendas que estén en contacto con la zona quemada.

3. Cubrir: Cubra con un paño o sabana limpia el área quemada.

4. Trasladar: Llame al 9-1-1 o traslade al paciente al centro médico más cercano.

5. Nunca coloque remedios caseros sobre el área afectada, ya que podría empeorar la lesión.