Última Hora

La justicia portuguesa llevó a cabo este miércoles decenas de registros en varios lugares de Portugal, entre ellos la casa del portero español Iker Casillas como parte de una investigación por sospechas de evasión fiscal en el mundo del fútbol, anunció el ministerio público.

El guardameta, quien recientemente anunció su candidatura como presidente de la Real Federación Española de Fútbol, se vio obligado a abrir las puertas de su vivienda a las autoridades para que efectuaran las investigaciones pertinentes, según publicaron diversos medios españoles.

Según los medios locales, otros registros se realizaron en las oficinas de los principales clubes portugueses - Benfica, Oporto (club de Casillas), Sporting y Braga -, pero también de la empresa de Jorge Mendes, uno de las agentes más influyentes del mundo del fútbol mundial.

Con la ayuda de un centenar de inspectores fiscales y de 180 policías, una quincena de magistrados han organizado 76 registros en "diversos clubes de fútbol, sus empresas y sus dirigentes, en oficinas de abogados y de intermediarios", afirmó la fiscalía en un comunicado.

La operación, denominada "Fuera de juego", apunta a los "negocios del fútbol profesional realizados a partir de 2015 y que habrían implicado acciones destinadas a evitar pagos fiscales al Estado portugués".

Estas prácticas, que consistían en "ocultar o modificar" el monto de estas operaciones, podrían suponer delitos de "fraude fiscal agravado y blanqueo de capitales", precisó la Fiscalía General de la República.

Según los medios, la justicia está interesada concretamente en operaciones de traspaso de jugadores.