Última Hora

El Comité Municipal de Emergencias activará las sirenas instaladas Santa Ana el próximo viernes 6 de marzo a las 2:00 PM. El objetivo del ejercicio es probar el estado de los sistemas y verificar su correcto funcionamiento.

Los dispositivos de alerta temprana están ubicados en la Cruz Roja y camino al distrito de Salitral. Los vecinos solo escuchan el sonido real cuando las autoridades comprueban que la caída de material forma un “tapón” en el cauce del río Uruca, un eventual peligro para la comunidad. Por eso, piden no inquietarse esta semana cuando suenen las sirenas.

“Santa Ana es un abanico donde todos los ríos confluyen en el Uruca, que atraviesa el centro del cantón. En la parte sur hay varios deslizamientos, no solo el Tapezco, también Chitaría, Monte Nube y Quebradillas; cualquiera de ellos puede llegar al río Uruca y afectaría directamente a zonas muy pobladas”, manifestó José Ramón Sibaja, miembro de la Comisión Municipal de Emergencias. 

Con la prueba del viernes, las autoridades locales pretenden verificar si las alarmas se escuchan en todo el territorio. Según Sibaja, siempre existe “preocupación de que un día lluvioso, con el nivel de ruido que hay, sea difícil escuchar las sirenas”, ya que esa es la principal señal de evacuación.

Zona de deslizamientos

El monitoreo de los deslizamientos en Santa Ana es constante. Lidier Esquivel, encargado del área de Investigación y Riesgo de la Comisión Nacional de Emergencias (CNE) asegura que, debido a las condiciones meteorológicas actuales, los cerros se encuentran estables. 

“El clima nos ayuda, estamos en época seca. El año pasado tampoco se presentaron grandes cantidades de lluvia”, explicó el funcionario.

Desde los años 70 se comenzó a estudiar el Tapezco. En el 2010, la tormenta tropical Tomás generó un desprendimiento de material del cerro Chitaría, situación que afectó varias viviendas y motivó una prohibición para construir en “zonas de descarga”.

Las autoridades de emergencia recordaron que el cantón es muy vulnerable a una avalancha en caso de precipitaciones o sismicidad; por esa razón, las medidas preventivas son estrictas. 

Se instalaron estaciones para vigilar las condiciones meteorológicas 24 horas al día, siete días a la semana. Además, los geólogos realizan inspecciones periódicas en los sectores de alto riesgo.

La Comisión Nacional de Emergencias también está pendiente de deslizamientos en zonas como Desamparados, Alajuelita, Aserrí, Escazú y Puriscal.