Última Hora

En los últimos cuatro días la Estación de Bomberos de Pavas se ha visto en la obligación de atender ocho casos de personas baleadas que son dejadas en el lugar, con la intención de ser atendidos por paramédicos.

Esto coloca a los bomberos ante una encrucijada. Primero no cuentan con los elementos para atender este tipo de sucesos y aun más grave, en caso de una emergencia como un incendio o accidente de tránsito, las unidades no pueden salir si una persona es declarada fallecida frente a la entrada principal.   

“Las lesiones por arma de fuego y blanca son de gran riesgo por la complicación física y hemodinámica. A veces las personas dicen que tienen solo un balazo, pero esa bala pudo haber traspasado el corazón, los pulmones y otros órganos vitales para la vida lo cual hace difícil la atención porque no tenemos el equipo para atender este tipo de casos”, indica el doctor Luis Fernández, médico de Bomberos.

Para Fernández, la prioridad es salvar vidas, pero al no tener una unidad de soporte avanzado le es muy difícil preservarla.

“El equipo que tenemos es para atender incendios o accidentes de tránsito y no heridas en donde hay mucha sangre. No contamos con plaquetas, ni glóbulos rojos y mucho menos plasma; el llevar pacientes a Bomberos lo que causa es una atención más tardía del paciente porque la sangre es vital para la oxigenación del cuerpo”, agrega Fernández.

El retraso que puede sufrir una persona por parar en una estación de bomberos le puede apagar la vida. Aunque los bomberos están dispuestos a coplaborar, deben esperar la llegada de Cruz Roja para trasladar a las víctima al centro médico más cercano.

Si una persona resulta herida por arma de fuego o blanca lo más recomendable es llamar al 9 1 1 y esperar a Cruz Roja, “cuando se llama a emergencias hay todo un protocolo de atención porque no solo Cruz Roja atiende, también Fuerza Pública, Bomberos en algunas ocasiones y hasta el centro médico se alista para recibir al paciente”. 

Para los paramédicos de bomberos su labor siempre será luchar por la salvaguarda de la vida y como unidad operativa tienen la formación y entrenamiento para enfrentar estos casos de la mejor manera.

“El problema de estas víctimas en específico es el entorno donde se desenvuelve. Nosotros estamos expuestos porque el paramédico se vuelve un objetivo potencial de un elemento que anda buscando eliminar al herido”, indica Fernández.

De las ocho personas que en los últimos días dejaron en la Estación de Bomberos de pavas, víctimas de balaceras, tres de ellas han muerto en el sitio.

Por un tema de seguridad Bomberos no quiere sigan dejando cuerpos de personas baleadas, además, la estación no es la adecuada para atender este tipo de sucesos.

La Estación de Pavas es la que más emergencias atiende en el país.